$show=page

$type=ticker$count=8$cols=4$cate=0$hide=page

Los lobos de Roma: Capitulo #14 El escape de Hitler.

Compartir:

La Novela Historia Policial Los Lobos de Roma ya entró a imprenta y estará lista para su distribución en lengua castellana durante el mes de Noviembre de 2016. Mas de 580 paginas de historia y acción!! A modo de adelanto agradecemos al Autor el Sr. Jorge Alejandro Ricaldoni que nos comparte este capítulo con la Comunidad Submarinista Latinoamericana.. ​


La Novela Historia Policial Los Lobos de Roma ya entró a imprenta y estará lista para su distribución en lengua castellana durante el mes de Noviembre de 2016. Mas de 580 paginas de historia y acción!!
  A modo de adelanto agradecemos al Autor el Sr. Jorge Alejandro Ricaldoni que nos comparte este capítulo #14 con la Comunidad Submarinista Latinoamericana..
Jorge A. Ricaldoni
Novela histórica de acción (Policial)
Los Lobos de Roma

Introducción.
Joe Casey, periodista especializado en temas policiales de un prestigioso matutino argentino, es convocado por la Agencia Federal de Delitos Complejos, en plena organización, para investigar una denuncia realizada por un violento piquetero, devenido en místico, que afirma que unos extranjeros le han ofrecido una gran cantidad de dinero para que mate al Papa Franco en su retorno a la Argentina en 2018. La razón esgrimida es el castigo que merece la Iglesia por los pecados, violencia y corrupción que arrastra desde siempre.
Cuando van a entrevistar al denunciante, lo encuentran asesinado por medios tanto crueles como extremadamente sofisticados e inéditos.
El periodista, ayudado por un veterano de la NSA americana, con los novatos de la agencia, deberán puntualizar, en menos de 100 horas cuáles son los pecados que le achacan a la iglesia, y a partir de allí tratar descubrir a los posibles atacantes y el método que utilizarán, mientras Pía Arrieta, otra periodista del mismo medio, especializada en religión, se convertirá en la némesis de Casey.
Mientras los del grupo investigan, se producen nuevos crímenes más horrorosos e inexplicables, por lo que vivirán una experiencia casi gestáltica que desnudará las debilidades de cada uno de los novatos e incluso las del experimentado Joe Casey.

#14 El escape de Hitler 
—Casey… —comenzó dubitativamente el Teniente Coronel Martín De Luca— Hace apenas unos minutos usted dijo algo demasiado importante como para que pase casi inadvertido. Josefina o Pasqualina Lehnert, lo conocía a Hitler y era íntima de Eugenio Pacelli. ¿Es así? 
—Conocerlo mucho, no significa ser acólita, ni siquiera adherente. 
—Estoy de acuerdo, pero la pregunta viene por otras razones, ninguna de las potencias aliadas dio explicaciones de la muerte de Hitler en su bunker el 30 de abril de 1945 cuando las tropas rusas fueron las primeras en llegar a ocupar Berlín. 
—Es información clasificada Martín que no es conducente a nuestro problema —quiso cortar Casey. 
—Yo diría que sí, Joe —terció Delgado— Estamos en una agencia de contrainteligencia, tratando de encontrar los pecados de la iglesia, y este fue uno y gravísimo, al que contribuimos activamente desde los Estados Unidos. Yo confieso nuestra parte.
—¿Lo cuenta usted o lo cuento yo? —le preguntó Casey a Bob. 
—Usted cuente el lado general de la historia y yo agrego los detalles del lado de los Estados Unidos que la van a hacer mucho más sabrosa. Estoy informado que su versión es la oficiosa, para no decir casi oficial, pero obtenida por métodos poco santos, de una de las provincias argentinas implicadas en este affaire. 
—No solo de una provincia patagónica, sino de retirados de la Armada Argentina y de la Aviación Naval. 
—Lo sé. ¡Adelante! —lo invitó Bob. 
—Hitler, desesperado porque el frente Este y Oeste se le venían encima, decidió residir en el búnker de la Cancillería en el invierno de 1945, desde donde alentaba por radio a los alemanes. El pueblo tenía unos receptores de radio Telefunken que solo podían sintonizar dos o tres emisoras oficiales y era la única permitidas y legales en el territorio alemán. Para entonces, el Tercer Reich se desintegraba. Sus generales eran muertos uno a uno o lo más grave, hechos prisioneros y las SS habían desaparecido, porque, aunque les parezca mentira fueron las primeras en esfumarse y mutar. La mayor parte escaparon a Austria. Para finales del invierno, los soviéticos ya habían entrado en Berlín y luchaban avanzando, casa por casa, hacia el centro de la ciudad, donde estaba la Cancillería. No sé si recuerdan la película “El hundimiento” o “La Caída”, que reproduce la crisis nerviosa de Hitler cuando los generales le informan que la derrota era inminente. 
—¡The fall! ¿La película alemana en la que Hitler grita como loco y se usó con subtítulos para un montón de bromas? —preguntó Fernanda. 
—Exactamente esa. Esa situación realmente ocurrió el 22 de abril. Hitler hizo salir a casi todos de la sala de situación y se quedó con Goebbels y Krebs. La película, los historiadores menos fantasiosos y los pocos alemanes supérstites muy allegados a Hitler, aseguran que entró en un estado de histeria, despotricando contra sus generales, 
acusándolos de haberlo traicionado y que Alemania desaparecería por culpa de tales traidores y cobardes. También cuentan los testigos que tenía síntomas de haber sufrido un infarto, que en la historia oficial se describieron como “temblores”. 
—Si la película es fiel a los hechos, es seguro que sufrió un infarto—comentó Orsini. 
—El 28 de abril se entera que Mussolini había sido capturado y muerto por los partisanos y expuesto su cadáver ensangrentado a la multitud, que lo apaleaba y escupía, colgado de una pierna junto a los cuerpos de Bombacci, su compañera Clara Petacci, Pavolini y Starace en la Piazza de Loreto. Se juró que no se vería en semejante situación. 
—Según los testigos, todos del grupo cerrado de Hitler —agregó Delgado— consultó al médico Werner Haase sobre un método absolutamente fiable de suicidio. Haase, para no sufrir consecuencias posteriores, le sugirió tomar una dosis de cianuro seguida por un buen balazo en la cabeza con el caño de la pistola en la boca. 
—Hay sospechas que Haase habría reemplazado las cápsulas de cianuro por poderosos narcóticos, sin que Hitler lo supiera —comentó Bob. 
—Heinrich Himmler, que estaba fuera del bunker, negociaba por su cuenta con el conde Folke, presidente de la Cruz Roja Internacional, un tratado de paz —continuó Casey— Hitler lo consideró como una traición de Himmler, pero como no lo tenía a mano, ordenó matar a Hermann Fegelein, que era el enlace de Himmler en el Búnker. Esa situación quebró definitivamente a Hitler, que por lo que describen sufrió un segundo infarto. Por lo que Haase decidió sedarlo fuertemente… 
—Desde la sedación de Hitler en el bunker, en adelante, —continuó con la explicación Delgado— la historia se divide en lo que dicen los alemanes acólitos a Hitler, los alemanes enemigos de Hitler, los rusos, los ingleses y nosotros los norteamericanos. 
—¿A quién le creemos? —preguntó Martín de Luca. 
—Yo le recomendaría amigo Martín que sobre lo que ocurrió en Alemania… ¡A ninguno! La mayoría de los jerarcas nazis que huyeron de los Aliados, lo hicieron vestidos de curas o frailes. 
—A nosotros en la Escuela de Guerra nos dijeron que los rusos habían encontrado los restos de Hitler y de su esposa Eva Braun —comentó De Luca. 
—A mí el Langley, cuando estaba en la CIA me instruyeron con lo mismo Martín, —explicó delgado— pero ocurrió que Josep Stalin, reunido con James Byrnes, que era el Secretario de Estado norteamericano, durante la conferencia de Potsdam, el 17 de julio de 1945, le gritó en la cara, furioso “Hitler está vivo. Escapó a España o a la Argentina”. A la acusación la siguió un silencio por la que Stalin acusaba implícitamente a los aliados occidentales de ser ideólogos de la huida del líder nazi. En junio de 1945 el general Gueorgui Zhúkov, uno de los líderes del Ejército Rojo estaba furioso porque estaba seguro que a Hitler se lo habían llevado en avión para evadir el cerco que le había tendido el Ejército Rojo. Los datos de la CIA, en cambio decían claramente que ningún avión alemán había despegado de Berlín desde el 23 de abril de 1945, lo que significaba que Hitler había sido trasladado por una aeronave aliada u otra no identificada. 
—Los ingleses hicieron su propia investigación del tema y la dejaron a cargo de Hugh Trevor Roper, que había servido como oficial de contrainteligencia del por entonces desprestigiado MI6 —Explicó Casey— El MI6, por aquel entonces era la única agencia que tenía “diálogos tensos” con las SS y la Gestapo. Roper, luego de varias entrevistas con allegados a Hitler, llegó a la conclusión “terminante” y por lo tanto “oficial” del suicidio y ya no se habló más del tema con Josep Stalin. La historia oficial era que Hitler 
se había casado con Eva Braun el 29 de abril de 1945 y al otro día ambos se suicidaron en el bunker de la Cancillería y que sus cuerpos fueron quemados en los jardines del edificio por sus seguidores, dentro del hoyo provocado por una bomba. Luego del escape de Hitler del bunker, el desafortunado Weber recibió un disparo en la cabeza y fue “plantado” como el cadáver de Hitler semi quemado. 
—Disparate mayúsculo, por no tener en cuenta que un cuerpo humano tarda hasta 30 horas en quemarse y debe ser ayudado por elementos combustibles —estimó el forense Franco Vilanova — ¿Qué otras pruebas había? 
—Cuando murió Stalin, en 1953, los rusos informaron oficialmente que ellos tenían los restos de Hitler y que habían sido identificados por las piezas dentales —continuó Delgado— Luego, los supuestos cadáveres de Hitler, Eva Braun, Joseph Goebbels y su esposa, fueron enterrados bajo un cuartel de Magdeburgo. Como la polémica resurge de tanto en tanto, en 1970 los restos fueron exhumados, incinerados y las cenizas fueron arrojadas al mar para que no se convirtieran en objetos de peregrinación y culto. 
—Pasaron 20 años y cuando yo estaba en Gran Bretaña —comentó Casey— en los ‘90, los rusos exhibieron públicamente lo que se suponía que era el último rastro del esqueleto de Hitler y que siendo una prueba irrebatible, que terminarían con los rumores. Sin embargo, cuando los expertos occidentales revisaron parte del cráneo a instancias de History Channel, pudieron determinar que habría pertenecido a una mujer de entre 20 y 40 años, más cerca de los 20 y rubia por lo que no sería de extrañar que se tratara de los restos de su secretaria Traudl Junge. Definitivamente no eran los restos de Hitler. Luego el húngaro-argentino Ladislao Szabo afirmó en 1947, en su libro que Hitler estaba vivo, que había logrado escapar de Europa en submarino, pero que luego de pasar por Mar del Plata fue a una base antártica de los alemanes, lo que parecía más una novela de Ian Fleming que otra cosa. Luego el Capitán Manuel Monasterio, con el seudónimo de Jeff Kristenssen, para no comprometer a la armada, dio su versión que es la que más se acerca a lo posible y se las relataré luego. El otro que nos interesa por sus precisiones es el italiano Patrick Burnside, que daba hasta los números de los submarinos. Luego se sumaron los dos británicos, Simon Dunstan y Gerrard Williams, con Lobo Gris y el investigador más fundamental, el argentino Abel Basti, con “El exilio de Hitler” y otras publicaciones. Lo que se maneja hoy como posible y aceptable es que Martin Bormann y Heinrich Müller, que era el jefe de la Gestapo habían hecho los arreglos con Dwight David «Ike» Eisenhower y nuestro inefable Eugenio Pacelli, alias Pío XII. 
—¿Cómo podía Eisenhower desear salvar a Hitler? —preguntó Fernanda. 
Delgado fue el encargado de contestarle: 
—Varias razones, hija. La primera es que los Estados Unidos le tenía más miedo a Rusia que a Alemania como enemigos. Hitler les podía contar, llegado el caso, una enorme cantidad de secretos bélicos sobre Rusia. La segunda, es que temían que Rusia se rearmara y siguiera su avance sobre Europa, para lo que repondrían a Hitler en Alemania, sostenido por los Aliados y pararían o derrotarían definitivamente al oso ruso. La tercera era que temían no poder recuperar a una Alemania dividida y que sobreviniera otra república de Weimar que hundiera a la débil Europa Occidental. Hitler, sedado, podría ser un amalgamador de las voluntades pangermánicas por su magnetismo, por lo que era un arma secreta a guardar cuidadosamente. 
—Me imagino que un escape de esta magnitud se habrá negociado antes —especuló Pía. 
—Ya en 1943 el Eje estaba en repliegue por la intervención de Estados Unidos y la reacción rusa —explicó Delgado— y la victoria de los Aliados se daba casi por descontada. Martin Bormann, mano derecha de Hitler, concibió la Aktion Feuerland que significa Proyecto Tierra del Fuego, y ofrece negociar con los aliados el escape y “desaparición” de Hitler, Eva Braun y de sí mismo. Pretendía llevar consigo el tesoro nazi, proveniente de las invasiones a los países ocupados. El destino sería Tierra del Fuego en la Argentina, lugar al que consideraban como más seguro y parecido a la Baviera natal de Hitler. Como contraprestación a ese salvoconducto le prometía información sensible sobre las avanzadas armas secretas nazis y los asentamientos secretos de los investigadores y técnicos, para que Estados Unidos pudiera reclutarlos antes que la Unión Soviética. El otro elemento, para poder escapar por el Mediterráneo era la rendición inmediata del millón de hombres de la Wehrmacht que todavía combatían ferozmente en Italia. Obviamente Francia, Italia, Holanda y Dinamarca se opusieron a permitirles que se llevaran el tesoro. 
—¿Qué era el tesoro? —preguntó Fernanda que le brillaban los ojos pensando en las maravillas que escondería. 
—Lingotes de oro, piedras preciosas, obras de arte y documentos históricos —aclaró Casey— Ante la oposición de los anteriores dueños, que no siempre eran los legítimos, Martin Bormann, recurrió a la intimidación de dinamitar las galerías de las minas en donde estaban escondidas los miles de obras de arte robadas por los nazis y que representaban lo mejor de la cultura europea desde sus inicios. También dejó deslizar que el Reich ya tenía casi listos los misiles de largo alcance, al estilo de la V2, con capacidad de atacar la costa este de los Estados Unidos llegando simultáneamente a Washington, New York y Boston. Si la negociación avanzaba prometía hacer desactivar inmediatamente esos misiles. 
—¿Y eso con quién lo negociaba? —preguntó De Luca. 
—El interlocutor de Bormann era Allen Dulles que dirigía en Suiza la oficina principal del centro europeo de la OSS, que era la Oficina de Servicios Estratégicos, el servicio de inteligencia de los Estados Unidos durante la guerra, que fue el origen de la CIA —dijo Bob Delgado con orgullo— Dulles reclutaba agentes de todos los países de Europa, pero en especial los alicaídos diplomáticos nazis. 
—¿Para qué todo eso? —preguntó Fernanda. 
—Alemania, aunque te parezca mentira hija, era un problema menor para Estados Unidos —Explicó Delgado— El gran problema, por muchos años y hasta el presente es un enfrentamiento con la Unión Soviética y sus nuevos países satélites, o ahora Rusia. Dulles fue un genio al negociar con Bormann la posibilidad de sumar la tecnología alemana a la causa anticomunista. 
—Quiero aclarar algo —agregó Casey— Hitler, ya vencido, hasta se podía convertir en un aliado de última instancia. Si no se lo necesitaba, tanto mejor. Stalin era un enemigo muchísimo más temible que Hitler y el triple de asesino. Si Hitler no la hubiera emprendido con los delirios raciales y el exterminio de los judíos, Estados Unidos no hubiera participado en la guerra, ya que bastantes problemas tenían con los japoneses en el pacífico. Para muchos generales, Hitler era la garantía para detener el avance soviético. Bormann acordó que Alemania recibiría ayuda para la reconstrucción de Alemania y la protección de Estados Unidos contra la Unión Soviética, pacto que se mantiene en pie. 
—Una cosa más —sumó Delgado— En 1947 Dulles fue el primer director civil de la CIA, que no desarrolló ninguna búsqueda de Hitler en Sudamérica, al contrario del FBI cuyos agentes fueron detenidos y deportados por la Argentina y de Brasil. ¿Casualidad o “muy conveniente”, como dice el amigo Casey? 
—¿Pero al final cómo lo sacaron de Alemania? —reclamó saber Fernanda. 
—Aparentemente del Búnker salió por los túneles del metro de Berlín hasta las cercanías de una pista aérea que estaba operable, luego lo sacaron en un avión bombardero a reacción Arado Ar 234 Blitz, sin identificación y pintado de verde como los bombarderos americanos, que no pudo ser alcanzado ni en velocidad, y mucho menos en altura por los cazas Mig soviéticos y que además estaba piloteado por Hannah Reitsch que era una mujer piloto de pruebas de estos aviones y de abierta filiación nazi y que aterrizó en el aeropuerto militar de Guidonia a 50 kilómetros de Roma. Casey, usted debe saber mejor el resto. 
—A Hitler, Eva Braun y a Martin Bormann y su pareja, y la perra Blondie, los subieron a un blindado liviano italiano, con un par de generales de alto rango de los Estados Unidos y de Gran Bretaña y lo alojaron en el nivel cuarto del Castel Sant’Angelo que estaba cerrado como museo durante la guerra. La guardia ocupaba la terraza del quinto nivel donde estaban emplazadas baterías antiaéreas italianas, que fueron reforzadas. Allí, en el cuarto y el tercer nivel había tropas de elite americanas y británicas. 
—¿Por qué en el Castel Sant’Angelo habiendo podido llevarlo directamente al Vaticano? —preguntó Pía. 
—Una cuestión de secreto —explicó Casey— Era imposible vaciar el Vaticano y que no lo viera nadie. Lo raparon y afeitaron para que fuera menos reconocible. Le cambiaron los anteojos por otros de marco muy grueso cuadrado y oscuro. La otra razón para esconderlo allí fue que desde 1277, el castillo está conectado con la Ciudad del Vaticano por un corredor fortificado, llamado Il Passetto, de unos 800 metros de longitud. Hitler caminó varias veces por Il Passetto con sus guardias para entrevistarse con el mediador, Pío XII donde tuvieron discusiones interminables de las condiciones. —Lo que era absurdo, porque el que se estaba escapando era Hitler —agregó Bob. 
—De todas formas, imagínense la sensación que podrían haber llegado a tener los judíos, si sabían que a Hitler lo estaba ocultando Pío XII, cuando 70 años después se sigue discutiendo sobre este papa y su papel en la shoah. Mientras Hitler estaba a salvo, la diplomacia vaticana, Sodalitium Pianum y L’Entità negociaban con Francisco Franco en Fuencarral-El Pardo, para que convenciera a los militares argentinos de recibir a Hitler en Tierra del Fuego o un lugar similar. Por otro lado, los aliados, le ofrecieron a Franco, como fuerte incentivo, una garantía de olvido de su apoyo al eje, si aceptaba que Hitler se escondiera provisoriamente en la isla Formentera, al sur de la isla de Eivissa en aguas territoriales españolas, donde los ingleses los cuidarían desde Gibraltar para que los soviéticos no dieran alguna sorpresa desagradable. Franco aceptó porque estaba mucho más preocupado por su propia suerte que por la de España. 
—Allí se hicieron cargo nuestros amigos de L’Entità. —agregó Delgado— Los sacaron por el primer nivel hasta el Tiber, allí lo estaba esperando un bote rápido de piso plano de la Marina norteamericana. Esperaron a que coincidiera una noche sin luna y marea alta. Los vistieron con uniformes de fajina americanos y los llevaron hasta las playas de Fiumicino. Allí lo embarcaron en una lancha con las pertenencias que le habían autorizado y así trasbordó, mar adentro, a un submarino alemán que lo llevó a las 
cercanías de Formentera donde volvió a trasbordar a una lancha de pescadores. En España, estuvo protegido por Franco, mientras Martin Bormann arreglaban algunos asuntos con Perón, que para ese entonces ya era el hombre fuerte de la Argentina. Pío XII y Perón se tenían un tremendo desagrado mutuo, por lo que todo se trianguló mediante la diplomacia franquista que tenía una abierta y manifiesta amistad con Perón. 
—¿Por qué eran tan amigos? Perón hasta se exilió en España —preguntó Fernanda. 
—Bueno, no fue virtud de Perón sino de la Argentina en su conjunto que envió unas enormes cantidades de trigo, carne y alimentos a la España desangrada de la Guerra Civil. Ninguna de las antiguas Provincias de Ultramar de España fue tan generosa y piadosa como la Argentina. Es un amor mutuo —explicó Delgado 
—Pues bien, —continuó Casey— de Formentera fueron en una cañonera española a las Islas Canarias y allí abordaron el submarino U-518 que los dejó cerca de Mar del Plata después de largos días de viaje. La comitiva de Hitler recorrió Mar del Plata, que por aquel entonces era una ciudad señorial, y pernoctó en la ciudad de Necochea, pero esos lugares, en pleno verano austral, no les parecieron seguro a los agentes de inteligencia alemanes a cargo de la seguridad de Hitler. El submarino alemán U-530 los recogió nuevamente y los llevó a la Patagonia introduciéndose en la Caleta de los Loros, en el Golfo Nuevo, en la Provincia del Chubut, donde debía reunirse con el U-977 y el U-518. Uno traía carga y el otro a los jerarcas y a los dobles de Hitler, que se habían incorporado a las tratativas de Martin Bormann. 
—Lo que nunca entendimos en Estados Unidos es por qué metieron los submarinos en la Cala de los Loros en Golfo Nuevo que era una encerrona —preguntó Delgado. 
—Yo le contesto —se ofreció De Luca— Golfo Nuevo, tiene aguas muy protegidas, quietas y con grandes mareas que afectan mucho las aguas superficiales y poco, casi nada, a las profundas, por lo que, en su interior, se parece a una enorme batea plana, con 159 metros de profundidad en su parte central mientras que las aguas que dan contra las costas son de acantilados. Ese fondo es ideal para el asentamiento de submarinos. La otra particularidad es que tiene tres grandes valles o cañadones submarinos en el extremo oeste de la zona y otro sobre la boca, lo que permitió, el ocultamiento de varios submarinos simultáneamente. Se cree que llegó a haber diez submarinos alemanes simultáneamente en esa época. 
—¡Pero hijo, no puede ser, eso sería un festival para el sonar! —dudó Delgado. 
—El fondo de la cala, entre los 100 y 159 metros de profundidad las aguas son extremadamente frías, llegando a estar a 2° y a veces menos, eso refractaba los ecos de los sonares de aquella época —explicó De Luca. El 30 de enero de 1960 apareció uno de los submarinos en la costa de Chubut. No había cadáveres en el interior, era el U-518 que estaba pintado de negro. 
—¿Salió a flote solo? —le extrañó a Bob. 
—No. En una bajante extrema, un avión de la marina lo detectó desde el aire y viendo que era negro, no supusieron que era un submarino nazi, sino el famoso submarino negro en el que iba a volver Perón, depuesto en 1955, exilado en Puerta de Hierro, en Madrid, protegido por el Generalísimo Franco. Le tiraron bombas de profundidad y por las aguas revueltas terminó en una playa. Era negro, pero no era el de Perón y tampoco había cadáveres en su interior. 
—Un detalle más Bob —ahondó Casey— Los espías alemanes pretendían entrar por una de las cavernas de Playa de los Loros y seguir por una ría marina subterránea en gomones. En teoría esa ría subterránea llega hasta el pueblo de Dolavon, en línea casi recta al sudoeste por debajo de tierra, pasando inclusive por debajo de Trelew, lo cual era un tremendo disparate, así que, sin especificar de qué modo, Hitler y su séquito tuvieron que pasar varios meses en el puerto de Camarones, a mitad de camino entre Trelew y Comodoro Rivadavia, pero que para entonces ya contaba con un excelente aeropuerto. El temor era la presencia cercana de empresa petroleras norteamericanas y personal de seguridad que había participado en la guerra. 
—Un viejo agente de la SIDE al que se lo conoce por “El Gurú”, asegura que en esa ría escondieron parte de los tesoros —comentó Martínez. 
—¡Vaya si lo conozco! Me quiso convencer de financiar una expedición. Se basaba en que en Dolavon, cuando sopla viento del Este y sube la marea, surge agua de mar. Volviendo a Hitler, mientras tanto su guardia y acólitos hacían los arreglos con el Territorio Nacional del Neuquén, del cual era interventor el sindicalista nacionalista de ascendencia alemana Emilio Berenguer que se ocupó personalmente de los trámites en 1946. En esa época Neuquén todavía no era una provincia. 
—Dime una cosa Joe, ¿por qué Argentina? —preguntó Delgado. 
—Argentina fue uno de los últimos países en declararle la guerra al Eje. Los militares argentinos eran germanófilos desde 1906, cuando se estuvo por declarar una guerra entre Argentina y Brasil fogoneada por la casa Krupp de Alemania. Querían que compráramos una flota de acorazados alemanes para liquidar a la flota brasilera de barcos americanos, invadir el sur de Brasil, Paraguay, el Chaco Boliviano, Uruguay y Chile y hacer un eje con la Argentina que se hubiera convertido en la cuarta potencia mundial. Ese delirio fracasó porque la marina, heredera del irlandés William Brown, era anglófila y las familias patricias se sentían parisinos que hablaban en castellano. Años después entre las dos guerras y en la Segunda Guerra se hicieron los distraídos cuando el país estaba lleno de espías nazis. Martin Bormann transfirió fondos a la Argentina, Paraguay, Brasil, Uruguay y Chile por más de 6 mil millones de dólares de 1943, que equivalen a 84.000 millones de la actualidad. Buenos Aires permitió el ingreso de científicos alemanes, que desarrollaron la ingeniería nuclear, la aeronáutica, misilística y gran parte de la industria farmacéutica y metalúrgica. 
—¿Para qué semejante cantidad de plata? —se intrigó Fernanda. 
—Compraron oro, montaron plantas industriales, y la complicidad de varios políticos y militares. El primer refugio de Hitler habría sido una estancia que tenía el único aeropuerto operable, al que había llegado desde el homólogo de Camarones. Algunos estudiosos afirman que los marinos del Graf Spee hicieron de guardia a Hitler, pero aquella tripulación había quedado confinada a la provincia de Córdoba. Finalmente se mudaron a la península Inalco, en la Isla Victoria del lago Nahuel Huapi, frente al Hotel Llao Llao, no muy lejos de la frontera chilena. La nueva casa de Hitler tenía una construcción de estilo bávara. Dominaba unos 300° a la redonda. Fue abandonada y demolida en los ’60 cuando comenzó el turismo masivo en la región. Otra residencia, que sin lugar a dudas perteneció a jerarcas nazis, si no fue de Hitler, que estaba vigilada por hombres con brazaletes negros fuertemente armados cerca de Puerto Blest. Muy cerca de esa casa pasa una picada casi plana que sube hacia el noroeste el Lago Ortiz Basualdo y luego al sudoeste cruza a Chile por tierra de nadie y sigue al sur, por un arroyo que desemboca en el Río Negro de Chile, Peulla, Cochamo y de ahí a las aguas profundas del Pacífico. 
—En la Agencia, —comentó Delgado— tenemos fotos de ambas casas. No sé cuál es cuál, pero en una se tomaron fotos de tres tumbas. Una central, la más grande, sin inscripciones y dos idénticas, pero de diferentes tamaños. La más grande estaba en el centro y a la derecha del difunto yacente estaba le que seguía en tamaño. A la izquierda del yacente estaba la menor. Años después las tumbas desparecieron o fueron cubiertas con cúmulos de tierra y tienen vegetación encima. 
—¿Se quedó siempre ahí? Es divino, pero… ¡qué aburrido! —Comentó Fernanda. 
—Los investigadores Dunstan y Williams aseguraron que Hitler hizo varios viajes. Uno de ellos a la Laguna Mar Chiquita, en Córdoba, donde un médico alemán le habrían extraído una esquirla por la bomba del atentado del 20 de julio de 1944. En esa oportunidad habría estado en La Falda, para visitar al matrimonio Eichhorn, que era una pareja alemana que había aportado dinero a la causa nazi desde el principio. La impunidad era tal que hay informes del FBI, de haberlo visto en Rosario, en La Cumbrecita, en Córdoba, en Villa General Belgrano que podría ser uno de los pocos lugares creíbles. También podrían haber sido los dobles de Hitler. El que se habría movido con mayor libertad fue Martín Bormann, que se habría entrevistado varias veces con Juan y Eva Perón indistintamente en la misma Casa Rosada y que al parecer manejaba el castellano bastante fluidamente y se supone que murió como un inmigrante más en la Argentina. 
—¿Y cuándo y dónde se murió Hitler? —Preguntó Esteban Conti. 
—No hay acuerdos. Para algunos en 1962 en una estancia de Córdoba y para otros en 1971 en Paraguay, bajo la protección de Stroessner. De todas formas, debía estar muy bien custodiado para que el Mossad y Wiesenthal no le hayan echado el guante. Si esto se confirmara, imagínense que toda la furia de los judíos no iría a Estados Unidos o la Argentina sino a la Iglesia porque todo hubiera salido a la luz. 
—Bueno, pero el Vaticano ha sabido manejar muy bien el terror en los casi 2000 años de historia —comentó Delgado— se las hubieran arreglado. 
—No me llama la atención que se informe, que en teoría L'Entità no existe, pero al mismo tiempo, amigos les digo con sinceridad, que no le tengo la más mínima confianza. 
—¿A los Servicios Secretos Vaticanos no les tiene confianza? —se asombró Pía del comentario de Casey en casa de los espías. 
—No, ninguna. En realidad, a ninguno de los servicios de inteligencia ni de contrainteligencia. Solo analizo lo que los puede beneficiar o perjudicar, pero confiar… ¡Jamás! 
—¿Tampoco confía en nosotros? —preguntó Martínez. 
—No. Para nada. Convengamos que ustedes tampoco confían en mí —concluyó Casey. 
—Es verdad, para nada, pero ¿qué más remedio nos queda que soportarlo? —Comentó Martínez sonriendo. 
—Me alegra que nos sinceremos. Me dejan mucho más tranquilo y libre —comentó Casey. Hubo cara de asombro en todos los presentes excepto en las de Martínez y Fasano. Pía se mordía los labios no comprendiendo algo. María Fernanda, en cambio se sonreía y negaba ligeramente con la cabeza. 


Autor Jorge Alejandro Ricaldoni
https://www.facebook.com/loslobosderoma

COMMENTARIOS

BLOGGER: 1
Loading...
Nombre

(SSN 699),1,1:350,1,1ra Guerra Mundial,12,214,1,2da Guerra Mundial,45,3D,1,667BDRM,2,Abel Basti,1,ABYSS,1,accidente submarino,61,ACTUV,3,Adiestramiento,10,Adolf Hitler,1,AE1,1,Africa,3,AIP,13,Akula,4,Alanger,1,Alberto Guglielmotti,1,Alejandro Amendolara,1,Alemania,24,Alexander Nevsky,1,alistamiento,1,Almanaque 2016,1,Almirante Merino" (BMS-42),3,AMRJ,3,Amur 1650,2,Angelo Nicolaci,1,Aniversario,17,AnnualEx,1,ARA Salta,17,ARA San Juan,56,ARA San Luis,23,ARA Santa Cruz,9,ARA Santa Fe,18,ARA Santiago del Estero,5,ARC Bolivar,1,ARC INdomable,8,ARC Intrepido,10,ARC Pijao,8,ARC Tayrona,7,ARCH SS-20 Thomson,11,ARCH SS-21 Simpson,14,ARCH SS-23 O´Higgins,2,Argelia,3,Argentina,182,Argerlia,1,Armamento,18,Arnaldo Funes,1,Artico,1,ARV Caribe S-32,2,ARV Carite,1,ARV Carite S-11,1,ARV Sábalo S-31,1,ASDIC,3,Asia,40,ASMAR,5,ASMAR.,1,Asociación Submarinistas Alemanes - VDU,1,Asociación de Oficiales Submarinistas del Perú,1,ASR-II,1,ASW,10,Atlantic Coach 2015,1,ATP-10,1,ATP-57,3,Australia,19,Autralia,4,AUV,4,AWS,13,BAE SS-101 Shyri,28,BAE SS-102 Huancavilca,11,BAE Systems,4,Balao,1,Baltico,2,BALTOPS,1,Bangladesh,2,BAP ABTAO,2,BAP Antofagasta,4,BAP Arica,3,BAP CHIPANA,3,BAP Ferre,1,BAP Pacocha,9,BAP Palacios,1,BAP S-31 Angamos,7,BAP S33Pisagua,5,BAP SS-49 La Pedrera,1,BAP SS35 ISLAY,3,Base Naval Contralmirante Agustín Armario,1,Base Naval Mar del Plata,2,Base Naval Talcahuano,2,Baterias,8,bentos,2,Bester-1,4,BNS Joyjatra,1,BNS Nabajatra,1,BOGATUN,1,Brasil,77,Brummel Vazquez,1,Buceo,1,Bulavá,5,búsqueda y rescate,47,Buzos tacticos,2,C-3,1,C-4,1,Callisto,3,CAMNE,1,Canada,8,CARI,1,Carlos Damelio,1,Cartago,3,Cascos y Estructuras,8,Cassidian,1,ceremonias,38,certificación de una escotilla,1,Ceuta,1,Chief,2,Chile,93,CHILEMAR,9,China,28,Christian Alfredo Widmann,2,CIA,1,Cine,9,Cine y Series,1,Clase 035G,2,Clase 093,1,Clase 093G Shang,1,Clase 600,4,Clase A26,5,Clase Astute,2,Clase Chang Bogo - III,2,Clase Collins,3,Clase Dapnhé,1,Clase Echo,1,Clase Foxtrot,3,Clase Gotland,1,Clase Jin,1,Clase Juliett,2,Clase Kalvari,1,Clase Kobben,1,Clase Los Angeles,2,Clase Romeo,1,Clase S-70,4,Clase S-80,5,Clase Sierra,1,Clase Soryu,7,Clase SX 506,1,Clase Trafalgar,1,Clase Typhoon,1,Clase Ula,2,Clase Upholder,4,Clase Varshavianka,2,Clase Victoria,2,Clase Virginia,5,Clase Walrus.,1,Clase Whiskey,3,Clase Yuan,1,Cofs,4,colisión,14,Colombia,48,Comandante,1,Comandantes,1,Comando de la Fuerza de Submarinos.,1,Comandos Anfibios,1,Comics,1,cómics,3,COMPUTEX,1,Comunicaciones,4,condecoraciones,2,Consola de Gobierno,1,Control Averias,1,Control del Mar,1,Convertidores,1,corea,2,Corea del Norte,7,corea del sur,17,Cosme Garcia,1,COSPAT,1,Crocodile,1,CSS Hunley,2,CTBTO,2,Curiosidades,2,Curso escape,3,cursos,7,D-26 Bouchard DEBU,1,Daewo,2,DAMEN,1,Daniel Prieto,7,DAPHNE,1,DARPA,1,Das Boat,1,Datos Subs,2,David Claudio Lagar,4,DCNS,14,decomisos,2,DEFENSA ANTIAEREA SUBMARINA,1,Delfines,1,DeltaIV,2,Desguace,1,DESI,24,detección subacua,2,DEYSEG,1,Dianca,1,Diego Quevedo Carmona,2,Diesel Electric Submarine Initiative,1,Dique Young,1,DISSUB,1,Dmitri Donskoy,2,Documental,6,Dolphin II,5,Dr Pablo Castro,24,Drones,4,DSME,4,DSRV,2,Dynamic Manta,5,Dynamic Monarch,1,Dynamic Mongoose,5,ECA Group,3,Eckernförde,1,Ecuador,34,Egipto,5,Ejercicios,74,ELBIT SYSTEMS,1,Electricidad,1,Electronica,6,elSnorkel,14,emergencia submarino,20,En Astilleros,27,enigma,3,Enrico Toti,1,Entretenimiento,2,Entrevistas,1,Erich Saumeth,1,Escape de Submarinos,4,escotilla de rescate,1,Escuadrón de Submarinos,2,Escuela de Submarinos,13,España,84,Especialidades,15,Estrecho de Ormuz,2,Euronaval 2014,1,Europa,5,eventos,10,EXPODEFENSA,1,Exponaval,4,Facundo Rovira,1,Falkland 1982,1,Fateh,3,Felix Artuso,4,Ferre,1,Fincantieri,1,Firmas Acusticas,1,Fleetex,1,Flota Rusa del Norte,1,Flotilla de Submarinos,3,FORONAVAL,1,fotos,2,Foxtrot,3,Francia,9,FRANCISCO FERNÁNDEZ MATEOS,1,Francisco Guido Rossomando,10,Fuerza de Submarinos,2,fuerzanaval.com,1,Fuerzas especiales,1,fumar,2,G7a,1,Gabler,2,Gibraltad,1,Giorgias,1,Golfo de Persico,1,Gonzalo Salinas,1,Gorka L Martínez Mezo,8,GPS,1,Grecia,7,Grupo Naval (DCNS),1,Grytviken,3,Guerra Antisubmarina,6,Guerra Civil,1,Guerra Electronica,1,Guerra Fria,8,Guilherme Poggio,3,Gunther Prien,2,Guppy,6,H-3 Rucumilla,1,habitabilidad,1,HDW,4,Héctor Galisteo Streeksoff,1,helices,2,Helicopteros,1,Heraldica,1,hidroacústica,1,HIPOPÓTAMO,1,Historia,120,HMAS Farncomb,1,HMAS Onslow,1,HMCS Chicoutimi,1,HMCS Windsor,1,HMS Ambush,3,HMS Artful,2,HMS Astute,4,HMS Audacious,2,HMS Audacius,1,HMS Conqueor,2,HMS E5,1,HMS Ocelot,1,HMS Onyx,2,HMS Superb,1,HMS Talent,2,HMS Tarpoon,1,HMS Trenchant (S91),1,HMS Triumph,1,HMS Valiant,1,HMS Vanguard,1,HMS Vengeance,1,HMSC Chicoutimi,5,HMSC Victoria,1,HMSC Windsor,1,Hobby,2,holanda,8,Homenajes,4,HQ-186 Da Nang,2,HQ-187 Ba Ria-Vung Tau,2,HS Katsonis (S-123),1,HS Matrozos (S-122),1,Huancavilca,2,HY-80,2,Hyatt (SS-23),2,HYDRA,1,I-400,3,I-52,1,ICEX,1,IDAS,1,Impresos,2,Incendio,4,incidentes,1,Incorporacion,3,India,26,Indonesia,9,Indra,1,Industria Naval,295,Infografias,8,Ing Carlos E. Torres,7,Inglaterra,3,INS ARIHANT,4,INS Kalvani,3,INS Kalvari,1,INS Khanderi,1,INS RAHAV,1,Ins Sindhudhvaj,1,INS Sindhurakshak,3,Iran,5,ISA,2,ISMERLO,6,ISN Dakkar Tz-77,1,Israel,7,Issac Peral,3,Itaguaí,1,Italia,21,Jangbogo II,1,Jangbogo III,2,Japon,23,Japón,1,Javier Navia,2,JL-2,1,Jorge A Ricaldoni,1,José Javier GUERRERO DEL CAMPO,7,José María Ramírez Iglesias,1,Juan Carlos Federico Blume Othon,2,juegos,5,Juliett,1,Juliett 484,1,K-19,3,K-266,1,K-3,1,K-322 Kashalot,1,K184,1,Ka-27,1,Kaiten,1,Kambala,1,Karl Flach,4,KIEL,1,Kilo,16,Kniaz Pozharski,1,kockum,1,Kólpino,1,Kongsberg.Kongsberg,1,Krasnodar,2,KRI 404 Ardadedali,1,KSS-II,1,KSS-III,1,KTA Naval System,1,kursk,8,LAAD,1,Lada,4,Lanzamientos,4,Latinoamerica,368,Le Terrible,1,Lewis Mejía Prada,1,liam nisson,1,Libros,4,Lic Bakic Guillermo,5,Lockheed Martin.,1,Los Flota,1,LR5,1,Luis Enrique Velez Roman,3,Luiz Padilha,1,magnetohidrodinamica,1,Malvinas 1982,76,manteniemiento,4,mantenimiento,1,mar negro,4,Marcelo Malara,1,Maria Petkovic,1,Mariano Sciaroni,16,Marruecos,1,Martín Piazza,1,Mediterraneo,1,MESMA,1,Methanol,1,Mexico,2,midget,1,Mini Submarinos,6,Ministro de Defensa,1,Misil,1,Misiles,5,Mistral,1,MK-48,1,MLU,1,MO-103,1,Modelismo,1,Modelismo cratch,1,Modelismo Kits,3,Modelismo Papel,1,Modernizacion,1,Mujeres en submarinos,25,Musa,1,Museos,40,Naufragios,3,nautilus,1,Naval Group,1,Navantia,3,navegacion,1,Navegación,1,Nerpa,1,NICOMEDES SANTA CRUZ,1,Noruega,6,NRP Arpao,1,NRP Tridente,8,O´Brien (SS-22),2,Oberon,3,Obnisk,1,Ocean Infinity,2,Oceania,1,Oceano (S-118),1,Ocio,38,OpenDays,1,OPERACIÓN “HOKEHAMTON”,1,Operacion Baldur,1,Operaciones de combate,3,Operaciones de Inteligencia,1,Operaciones Submarinas,4,Optronico,2,ORION,1,ORP Kondor,1,ORP Sokol,1,Oscar,2,Oscar Filippi,1,OTAN,37,Otto Kretschmer,1,p,2,P-3 Orion,1,P-8A Poseidon,2,Pablo Castro,1,Pakistan,2,Panama,1,Panorama,32,Patrulla de Guerra,1,pecio,1,pecios,11,Peral,1,Periscopio,3,Peru,79,Peter Mulvany,1,Pietro Venuti (S 528),1,PIlas de Combustibles,1,Podmoskovie,1,polonia,7,POLYPHEM,1,Portugal,11,POSYDON,1,Precursores,11,Propulsion,18,PROSUB,21,Proyecto 636,5,Proyecto 636.1,3,Proyecto 636.3,6,Proyecto 941,1,Proyecto 949,1,proyecto 955 Borei,7,Proyecto 971,1,pruebas de mar,1,Publicaciones,6,Punta Arenas,1,R-29,1,Reino Unido,11,Relato,1,Relato de Guerra,4,rescate submarino,6,Reserva Naval,1,Revistas,1,Ricardo Burzaco,1,RIMPAC,4,Rio III,1,ROASW,2,Roberto Marcelo Paz,19,Rodríguez Labandera,2,Roger L. Cotrina Alvarado,1,ROKS Dosan Ahn Changho (SS-083),1,Rosoboronexport,1,ROV,1,Royal Navy,22,Rusia,128,S-10,1,S-1000,3,S-110 Glavkos,1,S-20 Humaita,1,S-21 Tonelero,1,S-30 Tupi,2,S-32 Timbira,4,S-33 Tapajo,2,S-41 Humaitá,1,S-61 Delfin,1,S-62 tonina,3,S-71 Galerna,3,S-72 Siroco,1,S-73 Mistral,2,S-74 Tramontana,2,S-80,26,S-81,1,S-81 Isaac Peral,1,S-BR2 Humaitá,1,S1 Santa Fe,2,S102 Charlotte Maxeke,1,S11 ARA Santa fe,2,S12 ARA Santiago del Estero,1,S161 BNS Nabajatra,1,S162 BNS Joy Jatra,1,S2 Santiago del Estero,2,S20,1,S3 Salta,2,S42 (864),1,S529 Romeo Romei,2,Saab,4,Sábalo(S-31),4,SAES,14,salvamento,2,Santiago Aversa,1,SAR,5,SARMISS,2,SARSAT,1,SARSUB,13,satelite,1,Saukko,1,SBR-1 Riachuelo S-40,6,SBR-2,1,SBR-3 Tonelero,1,scapa flow,2,Scire,1,Scorpene,14,Scratch,1,SEA1000,1,Seabed Contructor,1,sebastopol,1,Sekiryu SS-508,1,sener,2,SenToku,1,Ser Submarinista,123,Serie 60,1,Series TV,1,Shkval,2,Shortfin Barracuda,1,SIFOREX,1,Silent Hunter,1,SIMA,3,Simuladores,4,Simuladores PC,2,Singapur,2,Sistemas de combate,4,Sistemas de Gobierno,1,Sistemas de Propulsión,1,Smer,2,SMEREX,1,smg macallé,4,SMG Scire,1,SMX-26,1,SNB Alvaro Alberto,1,SNLE,1,snorkel,2,Sonar,24,SRC,1,SRDRS,2,SRV,2,SS 078 Yu Gwan-sun,2,SS Carrera,5,SS-508 Sekiryu,1,SS-791 Hai Shi,1,SS-792 Hai Pao,1,SSBN James Madison,1,SSK,1,SSK SS-511 Oryu,1,SSK tikuna,2,SSN,1,SSN-791 Delaware,1,SSN-792 Vermont,1,Stari Oskol,1,STIRLING,1,STM,1,STN Atlas Elektronik,2,subdiex,10,Submarine Rescue Diving and Recompression System,1,Submarine Rescue Vehicle,1,submariner memorial,1,submarinistas,1,Submarino,3,Submarino Diesel,11,Submarino Museo O'Brien,8,Submarino Nuclear,41,submarino siniestrado,1,Submarinos,1,Submarinos de ataque,1,Submarinos de Bolsillo,1,Submarinos Diesel,8,Submarinos Hundidos,15,Submarinos Hundidos.,34,Submarinos Nucleares,11,Submarinos R/C,14,Submarinos Rusos,46,SUBP-SS (Rt) JORGE ECHEVERRIA M,2,Subs en Guerra,51,Sudafrica,2,suecia,10,Supercavitacion,2,Sydney Sonartech Atlas,1,Tailandia,2,Taiwan,6,Tamoio S-31,2,Tandanor,1,Tapajo,1,Tarantinos,4,Tebaldo RICALDONI,2,Tecnologia,195,Thales,1,THE PERISHER,6,ThyseenKrupp,4,tikuna,1,Tipo 041,2,Tipo 209,30,Tipo 209P,5,Tipo 214,11,Tipo VIIB,1,Tipo098,1,Titanic,1,TKMS,7,Tomas Ramiro Pérez Romero,3,Tonina,1,Torpedos,20,TR-1700,2,TR1700,1,tragedia,1,Tramontana,1,Triatlon,1,Trident,2,Tripulacion.,1,TTC Ayelén Gagliolo,1,TTC Marina Roberto.,5,Turquia,7,TYpe 206,6,Type 206A,3,Type XXI,2,Typhoon,7,U-10 S189,1,U-156,1,U-250,1,U-307,1,U-31,1,U-32,1,U-33,1,U-34,1,U-35,2,U-36,2,U-455,1,U-47,1,U-530,8,U-537,1,U-576,1,U-581,1,U-65,1,U-87,1,U-9,1,U-977,8,U-Boat,16,U-boats en Latinoamerica,9,U206,1,U212,18,U214,1,U216,1,UBoat,45,Ucrania,2,UFEM,1,Uniformes,1,Unitas,3,URSS,8,US navy,36,USA,2,USNavy,66,USS Clagamore (SS-343),1,USS Connecticut (SSN 22),1,USS GUARDFISH,1,USS Gurnard,1,USS Herring,1,USS Illinois (SSN 786),1,USS Jacksonville,1,USS Lamprey,1,USS Ling,1,USS MIAMI,2,USS Montpelier,1,uss ohio,1,USS Scorpion,2,USS Seawolf. (SSN 768),2,USS Skipjack,1,USS South Dakota,1,USS Springfield (SSN-761),1,USS Thresher,4,USS Wyoming,1,UUV,4,UVV,3,V2,1,valdivia,1,vehículos submarinos no tripulados,4,Veliki Nóvgorod,1,Venezuela,22,veteranos,1,Videos,32,Vietnam,10,Vistas a submarinos,1,Walrus,6,Walter,1,Yasen,5,Yuri Dolgoruki,2,Zaporozhie,1,
ltr
item
www.elSnorkel.com : Los lobos de Roma: Capitulo #14 El escape de Hitler.
Los lobos de Roma: Capitulo #14 El escape de Hitler.
La Novela Historia Policial Los Lobos de Roma ya entró a imprenta y estará lista para su distribución en lengua castellana durante el mes de Noviembre de 2016. Mas de 580 paginas de historia y acción!! A modo de adelanto agradecemos al Autor el Sr. Jorge Alejandro Ricaldoni que nos comparte este capítulo con la Comunidad Submarinista Latinoamericana.. ​
https://1.bp.blogspot.com/-s4SSd2cvANU/WBCduKWrxTI/AAAAAAAAz2U/2XwBaN3noK8eVOZSBikuE8FFOpeuw_YLgCPcB/s640/Lobos%2Bde%2Broma%2BTapa.jpg
https://1.bp.blogspot.com/-s4SSd2cvANU/WBCduKWrxTI/AAAAAAAAz2U/2XwBaN3noK8eVOZSBikuE8FFOpeuw_YLgCPcB/s72-c/Lobos%2Bde%2Broma%2BTapa.jpg
www.elSnorkel.com
https://www.elsnorkel.com/2016/10/los-lobos-de-roma-capitulo-14-el-escape.html
https://www.elsnorkel.com/
https://www.elsnorkel.com/
https://www.elsnorkel.com/2016/10/los-lobos-de-roma-capitulo-14-el-escape.html
true
35074019
UTF-8
Loaded All Posts No se encontro info. VER TODO +Info responder Cancelar Eliminar Por Inicio Paginas POSTS Ver todol Recomendado para ti. Categoria ARCHIVO SEARCH Todos No se encontró ninguna coincidencia con su solicitud Inicio Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab Ene Feb Mar Abr May Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dec Ene Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec En este momento hace 1 minuto $$1$$ minutes ago hace 1 hora $$1$$ hours ago ayer $$1$$ days ago $$1$$ weeks ago mas de 5 semanas Seguidores Seguir CONTENIDO PREMIUM ESTA BLOQUEADO Es fácil y rápido PASO 1: Compartir. PASO 2: haz clic en el enlace que compartiste para desbloquear Copy All Code Select All Code All codes were copied to your clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy